LAS ISLAS INVENTADAS

domingo, 2 de julio de 2017

LUVINA (Poema)

























LUVINA

Sale el viento arrebujado
de las profundas barrancas,
viene envuelto
en un oscuro sarape,
y haciendo sonar su lira,
camina por las calles
como un viejo derrengado,
avanzando viene,
despertando las alertas,
como un bulto indefinido
que se revuelve con ira
haciendo gemir las puertas…

El viento ese,
que surge entre los abrojos
viene con las compuertas abiertas,
va recorriendo la sierra,
y hace vibrar los matojos,
que se aferran
con sus tercas raíces,
cual sádicas garrapatas,
a la polvorienta tierra…

Pero, no esperes,
en Luvina,
Caminante,
hallar la paz cuando cesa el viento,
no te has de librar del tormento,
porque allí se oye,
como en ninguna parte,
la doliente soledad
y el palpitar del silencio.

A las paredes pegadas
cubiertas con sus rebozos,
camina silente, un coro
de mujeres enlutadas,
con sus cantaros de agua,
mientras suena
el aletear membranoso
de alas de murciélago…

Caminante
Luvina,
no es un pueblo al uso,
la iglesia no tiene techo,
ha entrado en el mayor desuso,
un cielo calinoso oculta a los astros,
y una estela de silencio
echa a los hombres al olvido,
a los muertos
porque están muertos,
y también a los vivos,
que allí quedaron
al cuidado de los muertos…
Lubina es una tumba al sol,
una tumba
cubierta por la amargura
disfrazada de silencio.

martes, 27 de junio de 2017

COMALA (Poema)





















COMALA

Caminante no sé qué has venido a hacer,
no sé lo qué habrás venido a buscar
aquí,
a esta tierra desolada,
a este lugar maldito, fuera del mundo,
entre los espectros…
entre la niebla y los murmullos…
ni los tordos son ciertos,
todo es pura locura,
tiempo detenido,
muerte que no es muerte,
puro asombro,
eso es Comala…
¿A qué vienes?
al país de las naranjas amargas,
entre las sombras,
donde solo crece el arrayán…
Caminante
detente.
No des un solo paso más,
no cruces la bruma,
¿no notas el calor?
¿No ves los cuervos en bandada?
No bajes a los infiernos,
Caminante,
no bajes a los infiernos,
no entres en Comala.

lunes, 27 de marzo de 2017

OJOS DE SAL (Poema)
























OJOS DE SAL

El pelo lleno de espuma
una sola imagen que recordar
doblada llevaba el alma
y la mirada de sal,
cansados tenía los ojos
de tanto mirar al mar,
fue su amor,
el que por allí marchó
una mañana,
y no regresó jamás.




miércoles, 22 de marzo de 2017

EL POEMA (Poema)




















EL POEMA

El poema en ocasiones
es como ese pariente pobre
al que nunca sientan a la mesa,
es ese ser al que miran de reojo,
y de hurtadillas le sirven
un plato de sopa en la cocina.
El poema es el viejo cesto de mimbre
donde cada día vas arrojando
trozos, como basura,
que se desprenden de tu alma…
por eso el poema huele a sangre
y a fruta podrida,
y hace daño,
y apuñala
y mata
y hace vivir…
no obstante.
Siempre que termino un poema,
luego de escupir estos deshechos
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?,
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
¿para qué inventar metáforas?
No está bien,
¿para qué acuchillar los ojos con palabras?
¿a qué llenar de pájaros los campos de barbecho?
Si por muchas golondrinas
que dibuje una mirada
jamás se oirá pasar el ruido de sus alas…
a pesar de todo,
hay un tambor que suena sobre el viento,
y llega hasta mi suave
música de hojas…
Siempre que termino un poema
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?
¿para qué inventar metáforas?
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
siempre me lo digo, a sabiendas
que esto me será difícil de cumplir…
pues la palabra,
como un felino,
dentro de mi acecha.








martes, 7 de marzo de 2017

HIPATIA (Poema)
















HIPATIA

Aquel día, la turba enloquecida
por el odio fanático,
recorrió las calles buscándola,
era como un enjambre
de furiosas avispas…

La vieja Alejandría
tan acostumbrada
a las trifulcas religiosas,
como otra más, 
vio pasar sin inmutarse,
la comitiva de Cirilo
y sus centurias de monjes
en busca de Hipatia,
poco bien hicieron a Cristo esa jornada
aquellos salvajes con sotana,
ese día:
el credo masacró a la inteligencia
y la razón fue aniquilada por el dogma.
Tus verdugos te apedrearon,
te desmembraron
Rosa y Luz de Alejandría,
y quemaron tus restos,
con ello querían aniquilar tu ciencia,
borrar tus enseñanzas,
y apagar así para siempre tu recuerdo,
pero no lo consiguieron,
La Historia es terca,
la prueba es que hoy,
dieciséis siglos más tarde
tú luz Hipatia, como un faro,
llega hasta mi,
y su resplandor
encandila a este simple labriego. 






jueves, 2 de marzo de 2017

IDUS DE MARZO (Poema)





















IDUS DE MARZO


El poder, la gloria,
la prepotencia o la vanidad,
son cosas éstas ¡Oh César!
Que vendrán a ti, volando
como los pájaros
en busca de la mies,
más, cuando llegues a ser poderoso,
y tú fama
te encumbre en lo más alto,
cuándo sientas que flotas
bajo la púrpura de tu manto,
y que tus pies ya no son capaces
de tocar la tierra,
en ese momento, cuídate,
tiéntate la túnica,
y cuídate cuando pases entre la plebe
acompañado de tu séquito,
y si entre una gran multitud
llega hasta ti la voz casi apagada
de algún Artemidoro ofreciéndote
un nota escrita, no dejes de apartar
a quienes te escoltan
o, a los que serviles se postran ante ti,
atiende presto al mensaje,
lo demás puede esperar…
nada hay más importante,
el senado o pasar revista a tus legiones,
carece de importancia…
ante la gravedad de esa simple nota
que te muestra el Artemidoro
deja todo lo demás,
quizá para mañana sea tarde.

  
  




domingo, 26 de febrero de 2017

ADIÓS (Poema)

























ADIÓS


¡Adiós, adiós! dijo al partir,
era un adiós ligero
como un ¡hasta luego!
Pero se acabó el verano
y pasó el otoño,
y volaron las aves hacia el sur
año tras año,
pasaron la nieve y los estíos
y fue pasando la vida
lenta,
como un río ante mis ojos,
pero a pesar del tiempo
aún relampaguea en mi mirada
el brillo de aquella sonrisa,
y aún oigo aquel adiós,
que parecía un hasta luego,
pero fue un adiós inapelable,
y tan duradero,
que esta tarde aún seguía aquí.