LAS ISLAS INVENTADAS

jueves, 11 de febrero de 2016

A las Majadas de mi niñez (Poema)



















A Las Majadas de mi niñez


Había un aire delicioso y puro en Las Majadas.
Eolo, lo enviaba directo desde las cumbres,
acariciando laderas y deslomando a los cerros.
Aromas traía del Padre Teide, de retamas y codesos.
                                 
Y ese aire lleno de duendes, de murmullos
y de voces misteriosas que vienen de los filos
de las cumbres a mezclarse con el ruido de los pinos,
ese, es el rumor tan profundo, que nos devuelve a ser niños.

Recuerdo los tréboles, las rosquillas, los altos herbazales,
los ajos porros. La flor naranja, de las maravillas. Amarillas,
de los altos relinchones y aquella del jaramago,
                                  
blanca, como los grandes y blancos magarzales.
Blanca como la espuma blanca de las tanquillas...
Mientras, alegre, por la tarjea, corría el agua del Riachuelo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario