LAS ISLAS INVENTADAS

domingo, 21 de febrero de 2016

LA SOMBRA (Poema)
























LA SOMBRA

Ella
tenía lánguido el talle,
altiva la mirada,
el caminar aún seguro.
Entró en el bar,
y se sentó
en una mesa
frente a él,
no la conoció,
eran
sus flácidas mejillas,
campos cosechados,
dunas aplastadas,
descoloridas
por el viento
de los años,
y sus manos manchadas
toda una metáfora.
Ella,
buscó en el bolso
y, al fin,
sacó un cigarrillo
y, por un instante,
le miraron
aquellos ojos verdes,
él los vio
ya, sin brillo,
y nada le decían,
tan opacos,
tan sin vida,
como los un pescado muerto.
Pasaron los años
y el tiempo de él se burló,
le escupió a la cara,
mató a su recuerdo,
tragó saliva,
pagó y se marchó,
quería llorar, correr…
¡Cuánto dolor!
Ver de frente,
así parada,
la sombra de la mujer,
aquella mujer hermosa,
que siendo niño,
a solas
tanto quiso,

la que tanto y tanto amó.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias, amiga Susana, por tus palabras. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. A veces la vida nos juega esas pasadas, o mejor dicho, nos las juega el tiempo, con su paso implacable. Toda rosa se marchita, hasta la más perfecta. Más besos y feliz noche, querido Servilio, que ya retiro en un momentito :-))

    ResponderEliminar
  3. Si, Mayte, en este poema yo lo pongo de manifiesto es eso..., la carrera del tiempo, como uno tiene grabada la foto de alguien en su memoria y cuando aparece la realidad, solo vez el tiempo delante de tus ojos y a veces esos nos sacude, nos duele la realidad...
    Muchas gracias, amiga mía, un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar