LAS ISLAS INVENTADAS

martes, 9 de febrero de 2016

NADIE (Poema)













NADIE

Como Ulises
yo también
me llamo Nadie,
Nadie, Nadie,
solo Nadie.
Y el ojo del Cíclope
me vigila en cada esquina,
me taladra a cada paso,
pero debo continuar,
sí,
seguir el viaje,
no hay más alternativa
para un soldado victorioso
que la de herrar por este mar
colmado de peligros,
donde detrás de cada ola
oscilan las negras sombras
de Escila y de Caribdis,
y el airado Poseidón
se levanta de la espuma,
presto a atravesar la nave
con su fúlgido tridente...
Pero yo debo seguir,
continuar,
como el rey de Ítaca,
tapar mis oídos,
cerrar mis ojos
y sellar mi boca,
es nuestro destino
vagar,
viajar por el mundo
incierto a cada paso,
disfrutando
las bellas auroras,
después de insomnes noches,
sabiendo que al final
solo está,
nuestro pequeño reino
y, quizá, a nuestra llegada,
también,
aun nos esperen tendidos
hacia nosotros
dos cálidos brazos de mujer.

4 comentarios:

  1. Qué difícil es a veces iniciar un Poema. Aquí, en sólo diez cortos versos, está la esencia que se despliega. Es una obviedad decirlo, pero lo digo: ¡Hay Poema si hay Poeta!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu comentario... Tienes razón, siempre es difícil iniciar un poema y, sin embargo a veces una sola palabra te despeja todo el camino... Un gran abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo releo hoy, Servilio, y me parece, si cabe, más hermoso aún.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias de nuevo, querido amigo, es para mi un gran honor, tu elogio, con lo bien que escribes, lo aprecio de verdad.
    Un abrazo, José Luis.

    ResponderEliminar