LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 10 de febrero de 2016

Oda a mi esposa (Poema)






















Oda a mi esposa

Sobre el azul del ponto
flamean como dagas
y navegan incansables
las velas de tus ojos,
mientras la comba
elipse de la vida
se desenvuelve,
lentamente,
como un meandro
espacioso y profundo
perdido en la ancha
hipérbole del tiempo.

Esposa y compañera:
Juntos caminamos
y luchamos
hombro a hombro
y codo a codo
en nuestro pacto
contra el duro avatar
y la cólera del tiempo
y entramos a degüello
de las noches y los días…
Y, en sueños y metáforas
serás reina de Ítaca
y, no habrá ya,
más lestrigones
ni cíclopes terribles
ni magas como Circe
ni bellas diosas,
como la hermosa Calipso,
que crucen mi camino
y mi  retorno,
aunque bien sabes
que mi persona
y mi fortuna
no alcanzan a valer
la cinta que, otrora
orlara, el manto
que cubrió los hombros
del intrépido Odiseo.
Pese a todo…
Sobre el azul del ponto,
bajo el curvado cielo,
eternamente,
mi corazón palpitará
y la proa de mi nave
rumbo pondrá
incansable y pertinaz
hasta avistar
el recio y  fiero mascarón
que adorna la ígnea
y dulce proa de tu isla.

4 comentarios:

  1. Hermosa oda que dedicas a tu amor, tu esposa.
    Felicidades Servilio.
    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Carmen, si, jeje, creo que ella se lo merece más que nadie, por soportarme cada día durante tantos años... Un abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
  3. Hermosa isla esa donde nunca naufragarás, sin duda. Muy bello homenaje a tu mujer que comparto con gusto, Servilio. Muy feliz tarde, besos :-))

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, querida Mayte, jeje si, ella bien se lo merece, mira que cargar conmigo más de un treintena de años, se merece un monumento, es una gran mujer... ahora las parejas ya no duran tanto...
    Feliz tarde, un abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar