LAS ISLAS INVENTADAS

domingo, 21 de febrero de 2016

POEMA PARA UNA TARDE DE DOMINGO (Poema)


















POEMA PARA UNA TARDE DE DOMINGO


Esto es un poema para una tarde de domingo


Es un poema
que corre libre entre la nieve
como una liebre que huye de los zorros
donde el amor ya saltó las tapias
y huye ahora ufano
como un evadido de la cárcel
para andar libre entre las multitudes
ciego de tanta luz
de tanta claridad
como entra por los ojos

este es un poema
agazapado entre las adelfas
y tan inquieto como un perro
acosado por las pulgas
desordenadamente bello
como una moza al levantarse

es un poema
también onírico
levitando a dos palmos sobre el suelo
como el sueño ilusorio de un faquir
que se alimenta con claros de Luna
y de todos los ruidos de la noche

y es un poema
que busca la noche como el peregrino
rezagado
y con las sandalias rotas
busca el farol de la última posada

es un poema
para una tarde de domingo
que se muere rauda
como una tumba que se cierra
y otra que se abre
precipitadamente
hacia los infiernos de la noche
donde las luces ya palpitan
intensas y lúcidas
como un abanico de colores
reflejado en los cristales
tan fosforescente
y misterioso
como los ojos de mil gatos
encendidos a la vez.


4 comentarios:

  1. Un poema mágico que me ha encantado.
    Abrazo y feliz semana, amigo Servilio.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, amiga Carmen, ya sabes, que la magia casi siempre está más en la imaginación de quien lee, que en el talento de quien lo escribe.
    Un gran abrazo. Feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Mágico, Servilio, amigo!
    Las imágenes rozan las nubes... qué digo nubes... el Cielo.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amigo José Luis, por la gran generosidad de tus palabras!!!
    A ver si avanza el mes y voy entrando un poco más en la red, he estado con obras en casa y alejado del mundo virtual...
    Un fuerte abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar