LAS ISLAS INVENTADAS

lunes, 22 de febrero de 2016

Querido vino (Poema)


















Querido vino


Desde que dejé de ser niño
querido y sabroso vino
siempre me entraron ganas
de dedicarte unos versos...
        
Más... por motivos diversos,
ayer que hoy, hoy que mañana
y siempre... se retrasaba ese día,
quizá, causado por mi desidia
o por faltarme alegría,
el día nunca llegaba.

Por fin hoy, se ha cumplido mi deseo,
y ahora, que a punto estás, de rebosar
el cuenco de mi copa cristalina
tú, generoso vino, me debes de perdonar...

Pues... para llegar al momento
en que habrías de cruzarte en mi camino,
con paciencia también yo,
he tenido que esperar...

Primero a que fueras pámpano,
y después fruto arrancado del sarmiento,
luego en cesto, hasta llegar al lagar...

ya dentro de tu barrica, ese proceso lento
de aclararte,... misteriosa es,
la labor de tu tanino.
Vuelco la copa en mi boca
para llevarte muy dentro
te escribo el último verso
y que se cumpla el destino.


4 comentarios:

  1. Huy, parece que hasta lo saboreo y todo al leerte, querido Servilio. Compartiendo también este bello poema dedicado a tan exquisitos caldos. Más besos :-))

    ResponderEliminar
  2. Si, jeje, este es un poema que suelo recitar de memoria, cuando nos reunimos los poetas en algún recital poético, cuando terminamos a la hora de comenzar el refrigerio... Muchísimas gracias Mayte, besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inspirador tema para muchos poetas. Desde Virgilio, el vate romano, hasta Servilio, este vate hermano. Je je, me salió la rima, amigo, me inspiraste con tus versos embriagadores y eso que no he bebido...Un abrazo.

      Eliminar
  3. Gracias, amiga Balbina, buena rima, porque mi nombre también viene de Roma donde hubo muchos Servilios, entre ellos el cónsul Quinto Servilio Cepión jeje, lo cuál denota lo bajo que hemos caído los Servilios en los tiempos que corren...
    Un fuerte abrazo, amiga!!!

    ResponderEliminar