LAS ISLAS INVENTADAS

martes, 2 de febrero de 2016

RASKOLNIKOK (Poema)
























Raskolnikok


La sombra de Raskolnikok
llegó deshilachada…
Era como un penacho blanco
de misterio, señalando
al cielo con su dedo
seco y agónico; mientras
la noche pelágica, olía a moho,
a sudor, a usura…, a codicia
y a muerte encapsulada.

La sombra de Raskolnikok
llegó hecha jirones…
Pero era tan real y diáfana
Como una gota de agua cristalina.
En su mano derecha, aún
portaba, impregnada de sangre,
un hacha.
En la mano izquierda
Los dedos le temblaban.
¡Hice justicia! – se decía –

Y lloró…
Y mientras lloraba
de los ojos de la luna
brotaron rayos débiles
de sangre transparente…

La onírica justicia
era inútil,
y la otra, torpe
y panfletaria…

Raskolnikok, cruzó el viento,
la lluvia…, la noche…
Marchó a cobijarse
al universo fabuloso
de los libros…
Al poco se durmió
y, mientras lo hacía,
pronunció frases incoherentes
y algunas palabras blancas.






2 comentarios:

  1. Gran homenaje poético le rindes al Crimen y castigo de Dostoievski, querido Servilio. No te miento, no leí la novela, aunque sí El idiota y Los hermanos Karamazov, pero ya con tu poema me hago una idea de su argumento también. Comparto muy gustosa. Besos y feliz noche :-))

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querida Mayte, pues yo es de las novelas que he releído, la leí de jovencito, junto a Los Hermanos Karamazov y la volví a leer hace poco tiempo de nuevo, en una gran novela que no se puede dejar de leer... el Idiota también lo leí pero esa me pareció bastante enrevesada, para mi, claro, jeje me alegro que el poema te haya dado un pequeña pista sobre la novela...
    Feliz noche, un gran abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar