LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 16 de marzo de 2016

A cumbres borrascosas (Poema)


A cumbres borrascosas


Gimen los árboles, lloran,
lloran y gimen los árboles
cuando al vendaval imploran
y al cielo reprochan su abandono.

Por estos caminos, por estos lares,
el hombre es tierra, musgo, liquen,
donde hizo presa el viento,
y la borrasca se adueñó de su destino.

No es casualidad, que plenamente y sin medida,
el espectro de Catalina ocupe estos lugares
y habite el corazón de cada hoja desprendida.

No, no es casualidad, que Heathcliff en su locura,
en su condición de aparecido, aceche en el camino,
y como un lobo, aúlle en la noche, en el Páramo a la Luna.


2 comentarios:

  1. Precioso homenaje le rindes con este poema a la gran novela de Emily Brontë. Comparto también, compañero. Más besos :-))

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, querida Maite, disculpa el retraso en contestarte porque he estado bastante liado...
    Buen fin de semana, amiga, y un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar