LAS ISLAS INVENTADAS

sábado, 5 de marzo de 2016

A OMAR KHAYYAM (Poema)
























A OMAR KHAYYAM

Omar Khayyam,
viejo sabio,
ya sabías tú
que el cielo y el infierno
no habrías de buscarlos
en las lejanías más lejanas,
sino que los tenías
ahí,
al lado,
muy cerca de tú casa,
a dos zancadas de camello
en el pozo de tú alma.

Humilde ¡oh! ¡gran Khayyam!
Consciente
qué tu gran sabiduría
siempre fue menor que tú ignorancia,
agua o humo
que el viento desvanece,
eso creías ser,
feliz  mientras tanto,
mientras llega lo que ignoras…
te detienes,
bebes tu copa de vino
besas a tú amada,
embriágate de vino
y empápate de amor
para olvidar
que nunca sabemos nada.

Paladea tu vino mientras esperas,
goza, sé feliz, a fin de cuentas,
ignoras a que has venido
ni por qué habrías de marchar,
goza y sé fe feliz,
bebe tu vino,
pues ya sabes,
¡que nada sabes, que no sabes nada!

El cielo y el infierno
están muy cerca,
muy cerca de tú casa,
a dos zancadas de camello
en el pozo de tú alma.

Y yo aquí lejos de ti,
a más de mil años
que nos separan,
es una larga distancia...
pero aún sigo bebiendo,
de aquel mismo pozo
y de su misma agua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada