LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 2 de marzo de 2016

GRITAR (Poema)




















GRITAR

Abrir el pecho para gritar
para gritar contra en silencio.
Alzar la voz en este concierto de alacranes,
de barítonos furtivos,
tan sordos del corazón
y con tímpanos de hierro.
Fulgentes a la inmediatez de las utilidades,
y opacos a la esperanza de los sueños…
Los sueños de los hombres….
¡Pobres hombres!
¡Presos hasta para soñar!
¡Abrir el pecho para gritar
para gritar como un cuervo
sobre la inmensidad,
para gritar contra el silencio!

¡Abrir el pecho para luchar
a brazo partido, hasta morir,
por la utopía de los sueños!
Abrir el pecho para gritar
o, para llorar de impotencia,
alzar la voz, abrir el pecho
y ¡gritar… gritar… gritar!
¡Hacerlo! Hacerlo
aunque nos cueste,
hacerlo aunque nos duela,
aunque nos ignoren
como al cuervo,
y nuestro grito se pierda,
se pierda en el espacio
y, finalmente,
lo devoren
la apatía y el silencio.


7 comentarios:

  1. Yo soy una ilusa que nunca se rinden, de las que abren el pecho para luchar, lo dan todo por eso que llamas utopía. Creo en mis utopías, son mi motor.
    Comparto Servilio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marybel, tienes razón, merece la pena luchar por las utopías, esas que asustan tanto a los totalitarios... Yo también creo en ellas amiga, sin ellas no habría esperanza...
      Un gran abrazo, amiga!!!

      Eliminar
  2. Adelante sin rendición, luchadores no deben faltar.comparto encantada Servilio.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Adelante sin rendición, luchadores no deben faltar.comparto encantada Servilio.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Luchar, siempre luchar, el grito es solo un desahogo...
    Muchas gracias Carmen. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Creía que al crecer la lucha se relajaría, pero creo que tendremos que seguir gritando...
    Un espléndido poema.
    Saludos Servilio.
    Reme.

    ResponderEliminar
  6. Así es, amiga Reme, no queda otra que gritar bien alto, echar fuera todo aquello que nos corroe las entrañas de pura impotencia...
    Gracias, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar