LAS ISLAS INVENTADAS

viernes, 18 de marzo de 2016

Homenaje a Violeta Friedman (Poema)




















Homenaje a Violeta Friedman


                                                                        
Violeta Friedman, una vez más, tu voz doliente,
en la madrugada, mis tímpanos acarició
a través de las anchas ondas de la radio,
y una vez más, oí el desgarro de una niña adolescente.

Te burlaste amargamente de Auschwistz. Mujer.
Niña y mujer las dos marcadas para siempre.
¿Pero...Qué es,... siempre? Hoy, mañana, ayer...
Ayer fuiste, del macabro horror, una superviviente.

Si, una superviviente, una voz, que se alza entre tantas voces,
que grita. Que grita la verdad, para que nadie la olvide.
Un látigo sin odio, que silba al viento, en nombre de los muertos.

Hoy, te escucho de nuevo Violeta Friedman, y beso tus manos.
Y ¿qué hombre yo, sería? Si no derramara este par de lágrimas,
al recordar,... que, hoy, se cumplen de tu muerte, cinco años.



6 comentarios:

  1. Emotivo homenaje Sirvilio. Comparto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Marybel, dos veces escuché por la radio una entrevista que le hicieron en RNE a Violeta Friedman, una superviviente del campo de exterminio auschwitz. Al final de escuchar por segunda vez aquella entrevista, de madrugada, mientras iba al trabajo, la locutora dijo: "hemos vuelto a emitir esta entrevista que le hicimos hace tiempo a Violeta Friedman, porque justo hoy se cumplen cinco años de su muerte". Aquello en ese momento me produjo una inmensa emoción... esa es la historia de este poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo y sentido homenaje el de tus versos que también comparto emocionada. Más besos, Servilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mayte, era muy emocionante escuchar a Violeta contando su experiencia, su supervivencia en aquel maldito campo de exterminio...
      Un abrazo amiga!!!

      Eliminar
  4. Hermoso homenaje de corazón a corazón.
    Celebro haber llegado hasta aquí.
    Un abrazo, Servilio.

    ResponderEliminar
  5. María, me alegro que a ti también te haya llegado al corazón, al fin y al cabo es lograr que la voz y la denuncia de Violeta Frieman nunca calle...
    Feliz noche, un abrazo!!!

    ResponderEliminar