LAS ISLAS INVENTADAS

sábado, 5 de marzo de 2016

Humphrey Bogart (Poema)
























Humphrey Bogart

 

Un tipo baja del tren,

aparecen sus zapatos,

luego escuchas...

suenan bien,

las suelas en el asfalto.

 

La calle, hay humo

que se junta con la niebla,

por ella camina el fulano

con sombrero y gabardina.

 

Al ver al tipo, uno intuye

que le ha conocido siempre,

tan familiar resulta, como la úlcera

para el estómago sangrante.

 

Un exabrupto lanza,

algo referente al infierno,

porque se humilla,

patina y resbala,

en una maldita y fatídica

cagada, expelida por un perro.

 

El hombre se dirige a un garito,

de mala muerte es el lugar,

es un sitio donde anidan...

culebras, sabandijas,

y esa clase de tipejos

que se arrastran por el suelo.

 

Entra y en la barra

pide una ginebra,

se la sirve de un camarero.

Su sombrero, se ha mojado,

se destoca de inmediato

y lo cuelga de un perchero.

 

Al fondo están las mesas,

todas ellas ocupadas

por hombres de caras serias

que juegan y fuman puros,

y se observan recelosos

mirando a través del humo.

 

Se le acerca una rubia

de cabello oxigenado,

culebreando la cintura

y moviendo con delicia...

su culito respingón.

 

Ella le ofrece una sonrisa,

y él la mira de reojo, mientras

lía con paciencia un cigarrillo.

¿Eres quizá, un polizonte?

 

Le suelta de repente

a quemarropa,

la susodicha fulana.

Y él le mete, entre

las tetas, un billete.

 

Ya veo, que eres de esos tipos

que andan de acá para allá,

oliendo siempre a tabaco,

y con ese mal vinagre

que llevan siempre en la sangre

los que cargan la pistola, en el sobaco.

 

Ves los del fondo, esos granujas

son tipos duros...

con escasos sentimientos,

quizá los únicos y más sinceros

sin duda se los deben a los puros,

o, a sus dolencias hemorroidales.

 

¿Y de que quieres información?

Pregunta la nena

mientras suena un saxofón.

¿Buscas al Cara Cortada,

o quizá al Nariz Rota?

¡Comentan que es un soplón!

 

No soy policía muñeca...

y soltando el humo dice:

solamente detective.

 

Tengo miedo de hablar,

dice bajito la nena.

Recuerdo a la pobre Lola,

una chica

compañera del ambiente...

llegó un policía

pasándose por cliente,

y el muy granuja, va y se dedica

a tirarle de la lengua.

Y justo al día siguiente,

descubrió su cuerpo un marica

cuando flotaba,

en mitad de la corriente.

 

No temas nena,

seré discreto,

las chicas como tú,

a pesar de todo,

me gustan,

aunque a veces...

me produzcan desconcierto.

 

Entonces, ella le dijo

que la llevase con él,

entonces él le responde:

 “Muñeca.”

“Si supieras,...

lo difícil que resulta

soportar,…

la picazón de las ladillas,

en las sábanas de hotel”.

 

La vida de un detective es dura,

solamente la ulcera me acompaña

y esta maldita tos al levantarme

ya desistió también,...

de abandonarme.

 

El toma el sombrero y se lo pone,

ella le dirige una mirada suplicante,

Él le pasa un dedo por los labios,

y se toma la ginebra,

como si fuera un purgante.

 

Ella se queda en la barra

y le ofrece una sonrisa de historieta,

Él se abrocha la gabardina

y le dice adiós desde la puerta.

 

 Ahora ya conoce

al tipejo que buscaba.

Tenía un mal negocio en el sótano,

no parecía lo que era,

ni era lo que aparentaba.

 

Como si la llovizna no fuese con él,

fumando... bajo la luz mortecina

de un farol, que apenas

el callejón ilumina,

meditabundo camina

en dirección al hotel.


Se desplaza por el centro de la calle,

gatos que corren y maúllan

a través del bulevar.

Es una hora en que no hay nadie,

solamente... con sombrero y gabardina,

camina, Humphrey Bogart.




4 comentarios:

  1. Como personaje, Bogart me parece una de las cosas más hermosas que le han ocurrido al cine. Tiene por derecho su propio capítulo en el cine. Ya sabes Servilio:"Siempre nos quedará Paris".
    Feliz domingo :))

    ResponderEliminar
  2. Si, que es verdad lo que dices, pues Bogart es una de las grandes figuras sin la que la historia del cine se quedaría coja. Yo escogí, o me inspiré en este caso, para el poema, en retazos de las grandes películas de cine negro que yo conservaba allá, perdidos en el fondo del recuerdo... Y como bien dices "siempre nos quedará París" y, lo dices con conocimiento de causa, (tengo entendido que naciste allí), que continúas siendo parisina de corazón...
    Feliz domingo. Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  3. ME GUSTABA BOGART, QUIEN CURIOSAMENTE COMENZÒ SU CARRERA EN EL TEATRO, RECUERDO POR LO TRISTE UNA PELÌCULA CON IDA LUPINO, PERO SE ME HA IDO EL NOMBRE, GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Susana, gracias a ti por comentar a Bogart. Feliz semana, saludos.

    ResponderEliminar