LAS ISLAS INVENTADAS

jueves, 3 de marzo de 2016

La silla eléctrica (Poema)
























La silla eléctrica

¡Ah... la justicia!
A veces: tan justa
implacable y ciega,
otras: tan turbia y excelsa.

Espera... la silla.
¿Quién es el reo?
¿Quién es la víctima?

Que sola, la veo.
Aguarda,... la silla.
Tan pulcra, tan intima.

Con sus brazos abiertos,
aún espera paciente,
y pensando en sus muertos...
le llega el siguiente.

Espera,... la silla.
Su sola presencia,
impone un respeto,
no hay sentimiento,
ni existe indulgencia,
sus cables y voltios,
ni sienten, ni piensan.



6 comentarios:

  1. Pues sí, no hay indulgencia alguna en ella. Un gran poema contra la controvertida pena de muerte que comparto con el mayor de los gustos, Servilio.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, querida Maite, es verdad que hace tiempo que no se emplea esa forma tan barbara de ejecutar, como es la silla eléctrica, sin embargo se sigue ejecutando, matando de forma institucionalizada... Un gran abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
  3. Parece una broma macabra de Carnaval, mas no lo es. Vida versus Muerte.
    El Mundo se energiza (se expansiona desde que se creó) por esa diferencia de potencial entre estas dos fuerzas del Universo. Si hay Bondad es porque hay Maldad.
    Ufff...!!! Un Poema que me ha hecho pensar demasiado.
    Felicidades. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querido amigo, tienes razón, esas dos fuerzas antagónicas siempre estarán ahí buscando cada una de ellas su propio equilibrio... a veces luchan también dentro de nosotros...
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  4. El vello de punta tú!!! Así somos y justicia lo llamamos. Muy bueno!!! Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel Ángel, me alegro que el poema te haya llegado, como bien dices, el tema de la pena de muerte es escalofriante...
      Feliz tarde, saludos!!!

      Eliminar