LAS ISLAS INVENTADAS

sábado, 14 de mayo de 2016

La voracidad del tiempo (Poema)



















La voracidad del tiempo



Se nos pasó el tiempo.
Ya se enmoheció la idea.
Todo madura y se pasa.
Todo se seca y se orea.

Nada ha quedado resuelto,
todo termina y comienza.
Verdad,... parece mentira,
viene y se va la marea.

Nos mira el tiempo y apremia;
pero a digerir la vejez
no se aprende en academia.

Mi juventud, presa de mis tristezas.
Mi madurez cada día se acrecienta;
mientras allá, al fondo, veo luces de Bohemia.

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.



4 comentarios:

  1. "Fugit irreparabile tempus" es desde luego una cuestión del que no se puede hablar sin implicarte en primera persona. Imparable, insobornable y sólo visible en las arrugas de la cara o en los anillos de los troncos de los árboles. Lo mejor que tenemos es el ahora.
    Feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, amiga Marybel, el aquí y el ahora es lo único que cuenta, mañana, quien sabe que pasará mañana, bien dice el refrán: "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", la verdad, es que no soy de refranes, pero con este estoy de acuerdo... sobre todo, porque, aunque la ignoremos, la locomotora del tiempo no se detiene...
    Un abrazo, amiga, feliz jornada!!!

    ResponderEliminar
  3. El tiempo no se para por nada ni por nadie, sólo nos deja sus huellas hasta que nosotros mismos seamos huella. Gran poema, querido Servilio, que comparto muy gustosa. Besos y muy feliz comienzo de semanita :-))

    ResponderEliminar
  4. Si, el tiempo, querida Mayte, puede que sea de las pocas cosas justas que existen porque a todos nos afecta por igual, salvo cuando se para en la vida de una persona joven y llena de proyectos, entonces lo contemplamos como a un despiadado asaltante de caminos... Lo mejor es dejarse arrastrarse por él como la hoja seca en la corriente hasta el final...
    Feliz semana, un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar