LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 25 de mayo de 2016

Naufragio del Islamar (Poema)



















Naufragio del Islamar
(ocurrió 1984 en el banco pesquero
 canario-sahariano)

Me sobrecoge el alma
y me parte el corazón,
tan solo de hacer mención
de aquel triste suceso,
que se me hielan los huesos
y me quedo sin aliento,
parezco oír los lamentos
de aquellos hombres de mar
que salieron de Isla Cristina
y no pudieron regresar.

Partieron con la mayor ilusión
en busca de su jornal,
sin pensar que con sus vidas
pagarían aquel pan.

Veintiocho hombres subieron
en el pesquero Islamar,
tan solo dos volverían
a su familia a, abrazar.

Entre África y Lanzarote
navegaba el Islamar,
proa al viento y entre olas
el pesquero lucha con la mar.

El abismo abre sus fauces
con los colmillos de espuma,
y el barco en él se precipita
en medio de densa bruma.

Llantos y gritos
en mitad del ancho mar,
lamentos,... voces de auxilio
que se pierden en la mar.

¡Que no! que no quiero recordar
lo que en sueños veo yo,...
como el Atlántico arrastra
a un infortunado marinero,
aferrado,
a los restos de un madero,
con su mirada en el ancho cielo
y sus huesos en la mar.

¡Que no!, que no quiero recordar
como el mar se tragó sus cuerpos,
con que crueldad se los tragó
y no los quiso entregar.

Hijos, padres y mujeres
no los pueden olvidar,
aunque una tumba no tengan
donde sus flores llevar,...
pétalos de rosa tiran
en las aguas de la mar.

Es que me sobrecoge el alma
y me hiere el corazón,
ver, como lloraba una madre
encima del malecón.

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.


9 comentarios:

  1. Muy hermoso y sentido poema esta tuyo dedicado a las victimas de ese naufragio y que aunque hayan pasado más de 30 años aún no logras olvidar. Seguro que si pudieran leerlo estarían muy orgullosos de tan bello homenaje como les rindes.
    Aprovecho a leerte y compartirte ahora que tengo un ratito, porque estos días ya sabes que entro por aquí a trancas y a barrancas.
    Besos y muy feliz noche, querido Servilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Mayte, tienes razón, han pasado más de treinta años y no lo he podido olvidar, sin embargo el poema es lo escribí en aquel momento, cuándo aún estaba impactado por la emoción jeje, así, como ves, el poema ya es viejito tiene su tiempo... Si que es un homenaje a los hombres aquellos... tanto a los que murieron como a los dos supervivientes...
      Feliz tarde y un gran abrazo, amiga mía!!!

      Eliminar
  2. Impresionante poema.
    Me ha dejado sin aliento.
    Como a tantos familiares y amigos.
    Del luctuoso suceso...

    ResponderEliminar
  3. Impresionante poema.
    Me ha dejado sin aliento.
    Como a tantos familiares y amigos.
    Del luctuoso suceso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, por leerlo, amigo José Quevedo, te digo lo mismo que a Mayte, el poema lo escribí en aquel momento poco después de ocurrida la tragedia, cuando aún estaba sobrecogido por la emoción...
      Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar
  4. Conmovedor este poema, que a pesar del paso del tiempo lo llevas aún en esa mochila de la que hablábamos en mi blog, que por supuesto no tiene nada que ver con los pesos superfluos.
    Pero vamos a tu poema, es genial, me ha encantado, y es que los poetas lo doloroso lo hacer hermoso con los hilos de las letras, como es el caso. Mi felicitación, siempre por tu buen hacer. TQ, hermano.
    Besosss!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, querida Carmen, este caso a mi me impactó bastante y, te habrá pasado más de una vez, cuando que algo te conmueve no paras hasta dar rienda suelta a esa emoción... El poema lo escribí poco después de ocurrida esa gran tragedia, ya es viejito pero sigue igual de vivo que entonces...
    Yo también TQ, hermana. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Es un gran poema, cargado de sentimiento. Lo comparto con placer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alfredo, de eso no hay duda, el poema está escrito desde el sentimiento y la emoción con qué vivimos aquí, desde Canarias, aquella terrible tragedia...
      Un abrazo.

      Eliminar