LAS ISLAS INVENTADAS

jueves, 28 de diciembre de 2017

ANÍBAL (Poema)



















ANÍBAL

Digno hijo de tu padre
tu destino fue,
sobre todo,
la lucha
contra tu peor enemigo,
Roma.
Tus enemigos
te admiraron
casi
en la misma medida
que te temieron…

¡Gloria y honor
a los guerreros!
a los Bárcidas;
Amilcar,
Asdrúbal,
Magón
y a ti, Aníbal,
el Gran Estratega,
el azote,
el rayo perpetuo
sobre la Loba,
sobre las siete colinas
de Roma,
esa espada de Damocles
que no descansa…

Un ejército de elefantes
cruzando el Ródano,
los profundos valles,
las altas cumbres,
el blanco inmaculado de la nieve
y el brillo esplendoroso de las armas…

Decisión, ímpetu y coraje,
nada te detiene ya,
en tu firme decisión
esa de cruzar las Galias,
ni los pútridos cenagales,
ni la pérdida de un ojo,
te para,
ni las altas montañas
de Los Alpes,
te detienen,
ni el vértigo
de caer
en las profundas sendas,
las barrancas,
que terminan allá lejos
donde acaban las miradas…

Desde que saliste de Hispania  
ya nada te detuvo
hasta llegar a la Italia,
para vencer allí,
en la batalla del Trebia,
la del Lago Trasimeno
o en la batalla de Cannas…

¡Gloria hoy!
al gran héroe
Aníbal,
general y soldado
entre sus soldados,
que derrotó
a la Magna Roma
en unas cuantas batallas…


Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Gerónimo Goyaalé (“el que bosteza“) (Poema)

























Gerónimo
Goyaalé 
(“el que bosteza“) 

Eras de la tribu de los Chiricahuas
perteneciente
a los apaches del Oeste,
chamán, y guerrero a la fuerza,
fuiste,
y, también, leal
y fiel amigo
del valiente Cochise.

A tus ochenta años,
en tu cara de piedra,
llevas, labrada
ahora,
a grandes rasgos,
la historia de tu pueblo…,

…Eras ágil y valiente
y, como un galgo,
recorrías la pradera…,
a los catorce,
capturaste a tu primer caballo.

Pero el destino
alzó sus zarpas,
y se revolvió contra ti como un Jaguar…

Las negras sombras de los zopilotes
volaban alto,
sobre el campamento,
las viste,
cuando volvíais,
convocadas, al unísono,
sobre el poblado,
al pestilente
olor de la carroña,
Los mejicanos perpetraron la masacre
y la muerte se llevó todas las risas.

Gerónimo,
comenzaron a llamarte,
cuando la venganza
iba contigo,
te acompañaba,
sentada, en tu caballo
a todas partes,
y, el odio,
fue por mucho tiempo
tu fiel compañero,
también,
el coyote,
qué, incesante,
te mordía las entrañas…

Al final,
“Los cuarenta acres del infierno”
fueron,
solo, una bofetada más,
sobre el rostro de cobre del indio…

toda tu lucha, no valió
para evitar el destierro,
ni la sumisión,
y el exterminio de tu pueblo,
ni a la idiotez tuya,
tampoco,
esa,
de acabar,
al fin,
haciendo el indio,
delante de los turistas,
por un puñado de sucias monedas…

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Bucéfalo (Poema)


























Bucéfalo

Recelas ahora de tu sombra,
de ese otro caballo
que al galopar
agita sus crines a tu izquierda,
nunca la tuviste en cuenta
cuando de potro
galopabas en Tesalia…,
eras, fiero, veloz,
tozudo como un toro,
Filipo ya se arrepiente
de los trece talentos
que por ti dio,
un bruto caballo,
indomable,
que cocea las estrellas…

Tuvo que ser el joven Alejandro
el que aplacara tus miedos,
Bucéfalo,
el que te domara,
el que te ayudara,
a vencer el pánico
a tu sombra
cabalgando hacia la luz,
por eso Macedonia
se os hizo pequeña,
y salisteis a batallar,
a conquistar el mundo,
uniste tu destino
al destino de Alejandro
y tu sombra a la suya… 

lunes, 11 de diciembre de 2017

Galípoli (Poema)



















Galípoli

Hacia el Helesponto
navegaron los antiguos,
algunos
vinieron de lejos,
y en curvadas trirremes
negras como la noche
cruzaron el Bósforo…,

y sus aguas también,
sufrieron la ira,
la maldición,
la condena,
y hasta el azote del látigo de Jerjes…

Otros buscaron sus playas
y vararon sus naos en busca de Troya,
el hogar de Hécuba y de Príamo
y, de ahí para acá,
los aedos cantaron la gesta,
aquella fiera lucha
entre teucros y aqueos,
y como siempre
a los héroes,
la muerte
les cubrió de gloria,
mientras
que allí duerme para siempre
bajo el polvo
la bien murada Troya…
Eso dicen.

Pero, Galípoli está ahí,
tan
verdaderamente cierta,
como estos labios
que articulan palabras,
ese lánguido promontorio,
es la tumba de miles de hombres
que de lejos
también llegaron en barcos…
hicieron la guerra
luchando contra otros
que estaban allí
defendiendo su tierra…

Tantos jóvenes muertos,
porque su muerte era útil
a quienes allí les enviaron
a morir inútilmente…
Al fin,
Churchill bajó la cabeza,
y Ataturk fue un héroe,
y Galípoli,
allí sigue,
una tierra arisca,
como una serpiente,
con el vientre repleto
de huesos jóvenes…

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Diógenes (Poema)























Diógenes

Kynos, (perro),
Diógenes,  
así te llamaron
las gentes de tu tiempo…
pura envidia,
recelo quizás,
hacia una libertad
que no,
se entiende,
de la misma manera
en que los demás la entienden…
siempre lo mismo,
la misma matraca de siempre,
siempre,
en la cerca,
vivir dentro del rebaño…
pero…
filosofar con el ejemplo,
tener el coraje
de echar el culo al aire,
de vivir en tinajas de barro,
y dejar libre al pensamiento
sin que éste trafique
con las multas de tráfico,
eso es otra cosa,
decir no,
aparta,
no me quites el sol,
decírselo,
a un gran hombre,
al último petimetre
que se acerca,
decirle ¡no!
Con mentiras,
con cinismos,
con maletines de retórica,
así no,
¡aparta, aparta!
Apártate de mi,
que me robas el sol. 

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Los muertos (Poema)




















Los muertos

Hay un olor a humedad
cuando entras en la casa,
un vacío,
y una gran tristeza
se palpa en el ambiente,
las voces de los muertos
llegan a nosotros silenciosas,
lejanas,
y opacadas,
porque se han ido diluyendo
como un buque en la distancia,
igual que harina fina,
también ellas, como nosotros,
han ido cayendo
por las rendijas de los años,
sin embargo,
ellos
no han muerto del todo todavía,
aún aparecen en los recuerdos
y se pasean a trompicones
de vez en cuando
por alguno de nuestros sueños…

Recordamos las conversaciones
que mantuvimos con ellos,
en algún momento,
de manera coloquial…
las risas,
las broncas,
la ironía…
quizá entonces,
también,
morimos un poco con ellos,
y ellos,
ahora,
bajo las lápidas,
aún manejan los hilos,
sonríen,
aguardan pacientes por nosotros,
se sientan a horcajadas
sobre el límite del tiempo… 


Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

domingo, 29 de octubre de 2017

En el sitio más recóndito de nuestra alma…, permanecen los recuerdos (Poema)
















En el sitio más recóndito de nuestra alma…,
permanecen los recuerdos.


¿A quién le importa ahora, uno solo... de mis recuerdos?
Daría risa explicar,... la sublime poesía del agua, la del fuego,
y esa contenida en el silencio roto por el graznido de un cuervo,
o la de esos pastos escarchados que crujen y brillan como luceros.

¿Acaso, os importaría ahora, alguno de mis queridos recuerdos?
Es, que os podría sobrecoger, un balar triste y lastimero, o, acaso
os arrodillaríais frente a un turbión o ante el lamento de un perro. 
Cuando el alma se desnuda cubre todo habitando los silencios.

Amanece, se cuelan los rayos del sol por debajo de la puerta,
con timidez primero y luego, llenan toda la casa, alegremente.
Tres piñas y unas pinochas bastan para encender la candela.

Un modestísimo caldero, lleno de leche pura de cabra, sobre
Tres teniques de piedra y soplado por roja llama, como un velero
navega. Huele a gofio, a resina a pinocha y a la leche del caldero.



Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

A la mentira y la arrogancia de algunos políticos (Poema)
















A la mentira y la arrogancia de algunos políticos



Hay una especie de halcones que todo
cree saberlo y que jamás presenta dudas
y con el vuelo amenazante de las águilas
su soberbia les eleva sobre el mundo.

Estos pájaros a veces, se nutren de los rencores
y tratarán de torcer y cambiar la realidad,
antes de aparentar un átomo, de humana debilidad,
reconociendo alguno de sus múltiples errores.

Vociferando están, como chulos en tabernas.
Encantadores de masas. Vendiendo van sus mentiras,
con la misma compostura, que las verdades eternas.

Buhoneros, a veces magos, prestidigitadores... 
Halcones,... que para imponer sus verdades, no dudarán
vestir con ropa de santos,... para hacer de inquisidores.







Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

sábado, 12 de agosto de 2017

AQUILES (Poema)



















AQUILES

Para un gran héroe
como tú,
parece que no importa
la vida cotidiana,
un vaso de buen vino,
la luz de un atardecer,
unos ojos, unos labios,
o unos senos de mujer…
En fin, el placer
de las pequeñas cosas,
que son las grandes…
Al fin y al cavo,
los griegos
cercaron Troya
por la Bella Elena,
una mujer,
y tú Aquiles
de “Los pies Ligeros”,
te llenaste de cólera,
y te negaste a luchar,
cuando te privaron
de los brazos de Briseida,
pero volviste a la lucha
cuando mataron a Patroclo,
tu fiel amigo del alma…
así,
que las grandes hazañas de un héroe;
están plagadas,
todas,
de vino,
de atardeceres,
de cólera,
de amigos,
de odio,
de arrogancia,
y de mujeres…
Ahora sabemos,
Que,
yerran hasta los dioses
y, lo cierto, es,
que hasta el más bravo
o el más grande de los héroes,
como el resto de mortales,
tiene también,
como tú,
un frágil talón de Aquiles
y, algunos, hasta corazón.  
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.