LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Los muertos (Poema)




















Los muertos

Hay un olor a humedad
cuando entras en la casa,
un vacío,
y una gran tristeza
se palpa en el ambiente,
las voces de los muertos
llegan a nosotros silenciosas,
lejanas,
y opacadas,
porque se han ido diluyendo
como un buque en la distancia,
igual que harina fina,
también ellas, como nosotros,
han ido cayendo
por las rendijas de los años,
sin embargo,
ellos
no han muerto del todo todavía,
aún aparecen en los recuerdos
y se pasean a trompicones
de vez en cuando
por alguno de nuestros sueños…

Recordamos las conversaciones
que mantuvimos con ellos,
en algún momento,
de manera coloquial…
las risas,
las broncas,
la ironía…
quizá entonces,
también,
morimos un poco con ellos,
y ellos,
ahora,
bajo las lápidas,
aún manejan los hilos,
sonríen,
aguardan pacientes por nosotros,
se sientan a horcajadas
sobre el límite del tiempo… 


Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

domingo, 29 de octubre de 2017

En el sitio más recóndito de nuestra alma…, permanecen los recuerdos (Poema)
















En el sitio más recóndito de nuestra alma…,
permanecen los recuerdos.


¿A quién le importa ahora, uno solo... de mis recuerdos?
Daría risa explicar,... la sublime poesía del agua, la del fuego,
y esa contenida en el silencio roto por el graznido de un cuervo,
o la de esos pastos escarchados que crujen y brillan como luceros.

¿Acaso, os importaría ahora, alguno de mis queridos recuerdos?
Es, que os podría sobrecoger, un balar triste y lastimero, o, acaso
os arrodillaríais frente a un turbión o ante el lamento de un perro. 
Cuando el alma se desnuda cubre todo habitando los silencios.

Amanece, se cuelan los rayos del sol por debajo de la puerta,
con timidez primero y luego, llenan toda la casa, alegremente.
Tres piñas y unas pinochas bastan para encender la candela.

Un modestísimo caldero, lleno de leche pura de cabra, sobre
Tres teniques de piedra y soplado por roja llama, como un velero
navega. Huele a gofio, a resina a pinocha y a la leche del caldero.



Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

A la mentira y la arrogancia de algunos políticos (Poema)
















A la mentira y la arrogancia de algunos políticos



Hay una especie de halcones que todo
cree saberlo y que jamás presenta dudas
y con el vuelo amenazante de las águilas
su soberbia les eleva sobre el mundo.

Estos pájaros a veces, se nutren de los rencores
y tratarán de torcer y cambiar la realidad,
antes de aparentar un átomo, de humana debilidad,
reconociendo alguno de sus múltiples errores.

Vociferando están, como chulos en tabernas.
Encantadores de masas. Vendiendo van sus mentiras,
con la misma compostura, que las verdades eternas.

Buhoneros, a veces magos, prestidigitadores... 
Halcones,... que para imponer sus verdades, no dudarán
vestir con ropa de santos,... para hacer de inquisidores.







Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

sábado, 12 de agosto de 2017

AQUILES (Poema)



















AQUILES

Para un gran héroe
como tú,
parece que no importa
la vida cotidiana,
un vaso de buen vino,
la luz de un atardecer,
unos ojos, unos labios,
o unos senos de mujer…
En fin, el placer
de las pequeñas cosas,
que son las grandes…
Al fin y al cavo,
los griegos
cercaron Troya
por la Bella Elena,
una mujer,
y tú Aquiles
de “Los pies Ligeros”,
te llenaste de cólera,
y te negaste a luchar,
cuando te privaron
de los brazos de Briseida,
pero volviste a la lucha
cuando mataron a Patroclo,
tu fiel amigo del alma…
así,
que las grandes hazañas de un héroe;
están plagadas,
todas,
de vino,
de atardeceres,
de cólera,
de amigos,
de odio,
de arrogancia,
y de mujeres…
Ahora sabemos,
Que,
yerran hasta los dioses
y, lo cierto, es,
que hasta el más bravo
o el más grande de los héroes,
como el resto de mortales,
tiene también,
como tú,
un frágil talón de Aquiles
y, algunos, hasta corazón.  
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

martes, 8 de agosto de 2017

PECES (Poema)


























PECES

A veces cuando me hallo
entre el ajetreo y el tumulto,
cuando la vida se convierte
en un puro trámite,
en cientos de repeticiones
programadas,
unas detrás de otras cada día,
me pregunto:”¿es que no hay,
un solo sitio en el mundo,
dónde no suenen los teléfonos,
donde nos sentemos
sin prisa en el prado,
a ver crecer la hierba…
o, a escuchar,
el alegre sonido de los pájaros?”

Sin embargo, esta vida
que nos atenaza,
la opulenta comodidad que nos mantiene,
como un águila,
ya hizo presa en nosotros,
dispuestos,
siempre a suicidarnos
con esa última hamburguesa
o, a envejecer, detrás de una pantalla…
Como peces de un acuario,
nuestra libertad
quedó allá en mar abierto,
somos parte del espectáculo,
¡dóciles, como peces, en mares de cristal!

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

lunes, 7 de agosto de 2017

HIROSHIMA (poema)





















HIROSHIMA

Como uno de tantos,
ese día,
cantaban alegres,
y saltaban picoteando
en las aceras los gorriones,
los viejos paseaban
con sus viejas dolencias de rodilla,
mientras sus mentes
recreaban el pasado,
aquel mundo feliz
de la infancia de sus hijos,
ahora esparcidos como Perseidas
por las islas del Pacífico.
El peso del Imperio les caía
sobre sus espaldas
como un cielo de plomo…
El soldado recién llegado
del frente de batalla,
paseaba al lado de su novia.
Los niños revoloteaban
como pájaros en torno
al carrito de las golosinas,
la gente esperaba en la parada
al autobús…
todo era pura tranquilidad,
nadie esperaba el gran estallido,
ni al cielo derrumbarse
entre lágrimas de fuego,
pero entonces…
vieron correr
y llorar
a madame butterfly
entre cenizas radiactivas…
el viento era un puño de fuego,
todos
se quedaron ciegos,
mientras que la ciudad desaparecía
devorada por Satán…
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

viernes, 4 de agosto de 2017

NOCHE (Poema)





















NOCHE

Muchos poemas te dediqué
noche,
y, otras tantas veces,
tú te reíste,
pasaste de mi,
te burlaste de este pobre payaso,
masacraste con tus espinas
las yemas de mis dedos,
y yo,
a pesar de mis esfuerzos
no pude domar tu mansedumbre,
aún así,
bajo la Luna,
tú,
pequeña traviesa,
toleraste mi caricia,
y yo,
como un sumergible
me hundí,
naufragué en tu dulce ciénaga,
y,  allí, me perdí,
cual transeúnte,
hollé
sobre la piel de tus hombros,
mientras iluminabas la calle
con la fascinación
fulminante y cegadora
de tus ojos de gata...
ahora,
la brisa hace gemir las puertas,
y yo, sigo aquí,
solo,
tirando piedras
que traspasan la  noche,
con las mejillas frías...
humedecidas por el viento.
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.


sábado, 29 de julio de 2017

SOBRAN LAS PALABRAS (Poema)


























SOBRAN LAS PALABRAS

Como las olas,
así son nuestras palabras.,
una y otra vez,
vienen y se van,
nos encuentran
y nos dejan,
cual pájaros
que vuelan
de rama en rama,
o, como el borbollear
cantarino
y monótono del agua
saltando entre guijarros,
van pasando entre nosotros
tediosas y vulgares,
y llenas de cansancio...
Sin embargo,

a veces,
la luz de tus ojos

me sorprende,
ese rayo de ilusión
que traspasa las nubes
y esa sonrisa tuya,
tan limpia como el cielo,
lo dice todo,
es un claro diccionario
tan veraz,
que sobran las palabras...

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

domingo, 2 de julio de 2017

LUVINA (Poema)

























LUVINA

Sale el viento arrebujado
de las profundas barrancas,
viene envuelto
en un oscuro sarape,
y haciendo sonar su lira,
camina por las calles
como un viejo derrengado,
avanzando viene,
despertando las alertas,
como un bulto indefinido
que se revuelve con ira
haciendo gemir las puertas…

El viento ese,
que surge entre los abrojos
viene con las compuertas abiertas,
va recorriendo la sierra,
y hace vibrar los matojos,
que se aferran
con sus tercas raíces,
cual sádicas garrapatas,
a la polvorienta tierra…

Pero, no esperes,
en Luvina,
Caminante,
hallar la paz cuando cesa el viento,
no te has de librar del tormento,
porque allí se oye,
como en ninguna parte,
la doliente soledad
y el palpitar del silencio.

A las paredes pegadas
cubiertas con sus rebozos,
camina silente, un coro
de mujeres enlutadas,
con sus cantaros de agua,
mientras suena
el aletear membranoso
de alas de murciélago…

Caminante
Luvina,
no es un pueblo al uso,
la iglesia no tiene techo,
ha entrado en el mayor desuso,
un cielo calinoso oculta a los astros,
y una estela de silencio
echa a los hombres al olvido,
a los muertos
porque están muertos,
y también a los vivos,
que allí quedaron
al cuidado de los muertos…
Luvina es una tumba al sol,
una tumba
cubierta por la amargura
disfrazada de silencio.
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

martes, 27 de junio de 2017

COMALA (Poema)





















COMALA

Caminante no sé qué has venido a hacer,
no sé lo qué habrás venido a buscar
aquí,
a esta tierra desolada,
a este lugar maldito, fuera del mundo,
entre los espectros…
entre la niebla y los murmullos…
ni los tordos son ciertos,
todo es pura locura,
tiempo detenido,
muerte que no es muerte,
puro asombro,
eso es Comala…
¿A qué vienes?
al país de las naranjas amargas,
entre las sombras,
donde solo crece el arrayán…
Caminante
detente.
No des un solo paso más,
no cruces la bruma,
¿no notas el calor?
¿No ves los cuervos en bandada?
No bajes a los infiernos,
Caminante,
no bajes a los infiernos,
no entres en Comala.
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.

lunes, 27 de marzo de 2017

OJOS DE SAL (Poema)
























OJOS DE SAL

El pelo lleno de espuma
una sola imagen que recordar
doblada llevaba el alma
y la mirada de sal,
cansados tenía los ojos
de tanto mirar al mar,
fue su amor,
el que por allí marchó
una mañana,
y no regresó jamás.

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.


miércoles, 22 de marzo de 2017

EL POEMA (Poema)




















EL POEMA

El poema en ocasiones
es como ese pariente pobre
al que nunca sientan a la mesa,
es ese ser al que miran de reojo,
y de hurtadillas le sirven
un plato de sopa en la cocina.
El poema es el viejo cesto de mimbre
donde cada día vas arrojando
trozos, como basura,
que se desprenden de tu alma…
por eso el poema huele a sangre
y a fruta podrida,
y hace daño,
y apuñala
y mata
y hace vivir…
no obstante.
Siempre que termino un poema,
luego de escupir estos desechos
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?,
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
¿para qué inventar metáforas?
No está bien,
¿para qué acuchillar los ojos con palabras?
¿a qué llenar de pájaros los campos de barbecho?
Si por muchas golondrinas
que dibuje una mirada
jamás se oirá pasar el ruido de sus alas…
a pesar de todo,
hay un tambor que suena sobre el viento,
y llega hasta mi suave
música de hojas…
Siempre que termino un poema
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?
¿para qué inventar metáforas?
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
siempre me lo digo, a sabiendas
que esto me será difícil de cumplir…
pues la palabra,
como un felino,
dentro de mi acecha.
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.







martes, 7 de marzo de 2017

HIPATIA (Poema)
















HIPATIA

Aquel día, la turba enloquecida
por el odio fanático,
recorrió las calles buscándola,
era como un enjambre
de furiosas avispas…

La vieja Alejandría
tan acostumbrada
a las trifulcas religiosas,
como otra más, 
vio pasar sin inmutarse,
la comitiva de Cirilo
y sus centurias de monjes
en busca de Hipatia,
poco bien hicieron a Cristo esa jornada
aquellos salvajes con sotana,
ese día:
el credo masacró a la inteligencia
y la razón fue aniquilada por el dogma.
Tus verdugos te apedrearon,
te desmembraron
Rosa y Luz de Alejandría,
y quemaron tus restos,
con ello querían aniquilar tu ciencia,
borrar tus enseñanzas,
y apagar así para siempre tu recuerdo,
pero no lo consiguieron,
La Historia es terca,
la prueba es que hoy,
dieciséis siglos más tarde
tú luz Hipatia, como un faro,
llega hasta mi,
y su resplandor
encandila a este simple labriego. 

Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.