LAS ISLAS INVENTADAS

miércoles, 22 de marzo de 2017

EL POEMA (Poema)




















EL POEMA

El poema en ocasiones
es como ese pariente pobre
al que nunca sientan a la mesa,
es ese ser al que miran de reojo,
y de hurtadillas le sirven
un plato de sopa en la cocina.
El poema es el viejo cesto de mimbre
donde cada día vas arrojando
trozos, como basura,
que se desprenden de tu alma…
por eso el poema huele a sangre
y a fruta podrida,
y hace daño,
y apuñala
y mata
y hace vivir…
no obstante.
Siempre que termino un poema,
luego de escupir estos desechos
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?,
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
¿para qué inventar metáforas?
No está bien,
¿para qué acuchillar los ojos con palabras?
¿a qué llenar de pájaros los campos de barbecho?
Si por muchas golondrinas
que dibuje una mirada
jamás se oirá pasar el ruido de sus alas…
a pesar de todo,
hay un tambor que suena sobre el viento,
y llega hasta mi suave
música de hojas…
Siempre que termino un poema
me digo: éste será el último,
¿a qué escribir malos versos?
¿para qué inventar metáforas?
¿para qué exponer a nadie a esta tortura?,
siempre me lo digo, a sabiendas
que esto me será difícil de cumplir…
pues la palabra,
como un felino,
dentro de mi acecha.
Copyright © Servilio Casanova Pestano| Todos los derechos reservados.







6 comentarios:

  1. Pues no te hagas esa pregunta, nunca, no nos prives de tus letras.
    Ya sé que no, pero por si acaso.
    Un abrazo, querido Servilio.
    Feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amiga Carmen, jeje hacerse preguntas es relativamente fácil lo difícil es encontrar la respuesta adecuada... y en cuánto a dejar de escribir, bien sabrás por propia experiencia, que esto es como una droga, así que mientras me divierta y me sirva de válvula de escape seguiré haciéndolo... jeje tendré que alimentar la fiera.
    Un abrazo, querida Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Qué buenas metáforas, Servilio y qué bueno lo de la cesta de fruta...Claro que no, amigo, no puedes dejarlo y dejarnos sin este disfrute.Me ha encantado leerte. Un abrazo del otro lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amiga Balbina, un inmenso placer por las palabras que me dices... Otro gran abrazo desde este lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas metáforas que nos carcomen con desgarradora calidez.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, amigo Sergio, y excelente también la tuya, porque al final venimos siendo eso, madera carcomida por todo aquello que nos afecta, a veces, como en este caso, en el buen sentido. Feliz tarde domingo, un abrazo.

    ResponderEliminar